Islario general de todas las islas del mundo

Descripción

Islario general de todas las islas del mundo es la obra más importante del cosmógrafo sevillano Alonso de Santa Cruz (1505-1567). El atlas se inició durante el reinado del emperador del Sacro Imperio Romano y rey ​​de España Carlos V y se terminó en el de su hijo, el rey Felipe II, a quien se le dedica. Se compone de 111 mapas que representan todas las islas y penínsulas del mundo, y que muestran todos los descubrimientos realizados por los exploradores europeos desde 1400 hasta mediados del siglo XVI. El atlas comienza con una carta de Santa Cruz al rey, en la que justifica su trabajo y explica diferentes conceptos geográficos. Antes de los mapas hay una «Breve introducción de la Sphera» en la que Santa Cruz hace una descripción cosmográfica, ilustrada con 14 figuras astronómicas. El mapa está organizado en cuatro partes: la primera trata del Atlántico Norte; la segunda, del Mediterráneo y las zonas adyacentes; la tercera, del África y el Océano Índico, y la cuarta, del Nuevo Mundo. Los mapas incluyen escalas en latitud y algunas en longitud, y cuerpos de agua con escalas variadas y orientadas con rosas de los vientos. El Islario general es el primer atlas en el que se utiliza papel en lugar de pergamino, cuyo uso era más común para tales cartas en épocas anteriores. El diseño de los mapas es más funcional, con menos atención a la estética y más al detalle geográfico que en los mapas portuláneos y atlas de finales del medievo. Los eruditos han determinado, sobre la base de las fechas que aparecen en los textos descriptivos sobre las islas, que los mapas fueron hechos a partir de la cuarta década del siglo XVI, alrededor de 1539, y que el atlas se completó alrededor del año 1560. Es muy probable que el Islario general fuera parte de una Geografía universal que Santa Cruz nunca concluyó. Santa Cruz fue una de las figuras clave de la Casa de Contratación de Sevilla. Uno de sus primeros trabajos fue un conjunto de cartas esféricas del Nuevo Mundo. Creó muchas otras obras sobre cosmografía y geografía, tales como el Libro de longitudes; y sobre temas históricos, entre los que se encuentran Crónica de los Reyes Católicos y Crónica de Carlos V. Después de la muerte de Santa Cruz, su sucesor, Andrés García de Céspedes, intentó adjudicase el crédito por este trabajo. En la portada, el nombre de Alonso de Santa Cruz ha sido borrado y susituido por el de García de Céspedes como si él fuera el autor. La obra está dedicada al rey Felipe III. Al manuscrito mismo se han superpuesto textos apócrifos a los originales, con el fin de ocultar la fecha de creación y la autoría real.

Última actualización: 1 de abril de 2015