Artículos agregados recientemente

Artículos destacados

Sinfonía número 9 en re menor, opus 125, de Beethoven

Sinfonía número 9 en re menor, opus 125, de Beethoven Ninguna otra composición sinfónica ha tenido una recepción tan amplia y tan variada como la Sinfonía número 9 en re menor, opus 125, de Ludwig van Beethoven, que popularmente se conoce como «Coral». La obra marcó una evolución importante en la música del siglo XIX. En el final, Beethoven le puso música a la An die Freude (Oda a la alegría), del poeta alemán Friedrich von Schiller, y fue la primera vez que se incluyó la voz humana en una obra sinfónica. La sinfonía se estrenó en Viena el 7 de mayo de 1824. Desde entonces, su influencia se ha extendido mucho más allá del ámbito musical. La obra ha inspirado a poetas, escritores y artistas visuales, y ha impulsado análisis y debates estéticos y filosóficos. Por sobre todas las cosas, la sinfonía proclama en todo momento su mensaje de alegría y de hermandad mundial a los hombres de bien. Entre los compositores que se vieron influenciados por la obra, se destacan Schubert, Berlioz, Brahms, Wagner, Bruckner, Mahler, entre muchos otros. Esta partitura autografiada de la Novena de Beethoven se conserva, casi en su totalidad, en el Departamento de Música de la Biblioteca Estatal de Berlín - Fundación Patrimonio Cultural Prusiano. Algunas hojas de la partitura que fueron eliminadas en el siglo XIX se conservan en la Beethoven-Haus, en Bonn, y en la Biblioteca Nacional de Francia, en París. En 2001, la partitura original de la sinfonía se inscribió en el Registro de la Memoria del Mundo de la UNESCO, donde forma parte, junto con otros sobresalientes monumentos, de la herencia espiritual de la humanidad.