12 de noviembre de 2014

El estrangulamiento de Persia

William Morgan Shuster (1877-1960) fue un abogado y experto en economía estadounidense que se desempeñó como tesorero general para el Gobierno del Imperio persa en 1911. En 1910, el Gobierno persa solicitó al presidente estadounidense William Howard Taft asistencia técnica en la reorganización de su sistema económico. Taft eligió a Shuster para encabezar una misión de expertos estadounidenses en Teherán. El estrangulamiento de Persia es el relato de Shuster de sus experiencias, publicado poco después de su regreso a los Estados Unidos. Mediante la Entente anglo-rusa del 31 de agosto de 1907, Gran Bretaña y Rusia habían dividido Persia (actual Irán) en dos esferas de influencia: la rusa en el norte del Imperio y la británica en el sur (con estipulaciones adicionales para Afganistán y el Tíbet). Cada potencia tenía derechos comerciales exclusivos en su esfera. En virtud de este convenio y de otras disposiciones, los ingresos aduaneros persas se recolectaban para garantizar el pago de intereses y capital de los préstamos externos. Con el propósito de defender los intereses persas, Shuster se enfrentó repetidas veces a funcionarios rusos y británicos, hasta que su misión se vio obligada a replegarse a principios de 1912. El libro ofrece un informe detallado de los antecedentes de la misión, de las condiciones políticas y económicas de Persia a comienzos del siglo XX, y de la rivalidad entre Rusia, Gran Bretaña, y, finalmente, Alemania, en pos de la autoridad en el país. Detalla la intervención militar rusa de 1911, las atrocidades que esas tropas cometieron, así como el golpe de Estado y la disolución del Majlis (parlamento) que tuvieron lugar por presión de Rusia en diciembre de 1911. El libro incluye numerosas fotografías y un mapa, un índice, y un apéndice con las copias de documentos y correspondencia claves.

Un mapa completo de las montañas y los océanos del mundo

Sankai yochi zenzu (Un mapa completo de las montañas y los océanos del mundo) es un mapa mundial japonés que produjo Sekisui Nagakubo (1717−1801) circa 1785. El mapa se basa en la edición en chino de 1602 de Gran mapa geográfico universal, de Matteo Ricci, realizado por primera vez en 1584. Es una xilografía coloreada a mano que muestra los continentes y los mares del mundo. La representación del relieve es pictórica. Un título alternativo, Chikyū bankoku sankai yochi zenzusetsu (Una ilustración completa del mundo, todos los países y las montañas y los océanos de la Tierra), aparece en el encabezado del texto, en la parte superior del mapa. Nagakubo fue un funcionario, geógrafo, cartógrafo y erudito confuciano, que en 1779 elaboró el primer mapa japonés de sus islas en usar el sistema occidental de líneas longitudinales y latitudinales. Las copias del mapa mundial de Ricci fueron muy populares en Japón durante el siglo XVIII, y Nagakubo realizó varias versiones, con diferentes escalas y características. Si bien, a finales del siglo XVIII, llegaron a Japón mapas de mundo más nuevos y precisos, de cartógrafos holandeses, las copias del mapa de Ricci siguieron teniendo demanda, en parte debido a la oposición tradicionalista de utilizar globos dobles o hemisferios, que se empleaban en los mapas más nuevos.

Afganistán

Angus Hamilton fue un periodista británico que escribió para varios periódicos y publicaciones entre 1894 y 1912. Cubría acontecimientos como la guerra de los bóeres en Sudáfrica, el levantamiento de los bóxers en China y la guerra ruso-japonesa de 1904-1905. Al igual que muchos libros de este período, Afganistán aborda el tema a través del prisma de la rivalidad entre Gran Bretaña y Rusia por la influencia en Asia Central, el llamado «Gran Juego». El primer capítulo examina el ferrocarril de Orenburgo-Taskent (actuales Rusia, Kazajstán y Uzbekistán), que los rusos acababan de terminar. Le siguen capítulos dedicados a los kanatos, provincias y distritos en el norte de Afganistán, en particular a Bújara, Taskent, Samarcanda y Merv, territorios situados en las actuales Uzbekistán y Turkmenistán. Los capítulos posteriores analizan Herat, Kandahar, Seistán (Sistán) y Kabul. Hamilton también dedica capítulos separados a las provincias y a los grupos étnicos del país; la administración, el derecho y los ingresos; el comercio y la industria; y el Ejército. El autor elogia encarecidamente a Abd al-Rahman Khan, soberano de Afganistán desde 1880 hasta 1901, por su trabajo en la creación de un Ejército moderno, si bien concluye: «Es de lamentar que el fallecido emir, mientras transformaba una colección heterogénea de tribus guerreras en un país independiente y estable, no pudo legar a su hijo ni una fracción de sus singulares capacidades». Su hijo y sucesor fue Habibullah Khan (1872-1919, reinó desde 1901 hasta 1919). Aquí se presenta una segunda edición del libro, publicado en Boston y Tokio como parte de la «Serie Oriental». La primera edición se publicó en Londres en 1906.

Memorias de la India y Afganistán

Josiah Harlan (1799-1871) fue un aventurero y soldado de fortuna (mercenario) que, posiblemente, haya sido el primer estadounidense en viajar a Afganistán. Nació en Pensilvania, en el seno de una gran familia cuáquera; en 1823, partió con rumbo a Asia, donde encontró empleo como cirujano en la Compañía Británica de las Indias Orientales. En 1827, entró en el servicio del sah Shooja-ool-Moolk, gobernante de Afganistán depuesto en 1810. Harlan permaneció en Afganistán durante 14 años. Allí, se involucró en diversas maquinaciones con líderes afganos rivales, cambiando varias veces sus lealtades. Durante la primera guerra afgana (1839-1842), su accionar enfureció a las autoridades británicas, quienes lo desterraron del país. Memorias de la India y Afganistán es el relato de Harlan de sus aventuras en Asia Meridional, publicado en 1842, poco después de su regreso a los Estados Unidos. El libro, así como una serie de entrevistas que Harlan concedió a los periódicos en ese entonces, avivaron el interés estadounidense por Afganistán y por la guerra en curso. El libro comienza con un análisis de la desastrosa derrota de la fuerza anglo-india a manos de miembros de las tribus afganas en enero de 1842. Seis de los siete capítulos del libro analizan la India británica, su política exterior y su relación con Afganistán. El séptimo capítulo —por cierto, el más extenso— es una descripción detallada del emir Dōst Moḥammad Khān (1793-1863), cuyo tema principal es el servicio que le prestaba y las interacciones que tuvo con él. El libro cuenta con tres apéndices. El primero y el tercero tratan sobre la derrota británica de 1842; el segundo consiste en un ensayo de 18 páginas que trata de explicar los acontecimientos históricos contemporáneos con referencia a una profecía de la Biblia (Daniel 11:45). El libro ofrece varios mapas y un retrato de Dōst Moḥammad, de perfil.

Kabul: narrativa personal de un viaje hacia esa ciudad y de la residencia allí en los años 1836, 1837 y 1838

Kabul: narrativa personal de un viaje hacia esa ciudad y de la residencia allí en los años 1836, 1837 y 1838 es el relato de un viaje de 18 meses llevado a cabo por sir Alexander Burnes y tres compañeros, por orden del gobernador general de la India. El propósito del viaje era estudiar el río Indo y los territorios adyacentes, con el objetivo de abrir el río al comercio. Burnes y su equipo visitaron Shikarpur, Peshawar, Kabul, Herat y Jalalabad, siguiendo una ruta que los llevó hasta el Indo desde su desembocadura en la actual Pakistán, antes de completar su viaje en Lahore. El libro contiene información detallada sobre los grupos étnicos, lingüísticos y religiosos que residían en Afganistán y partes de la actual Pakistán, además de observaciones sobre la guerra que se desarrollaba en ese entonces entre el Imperio sije y el emirato de Afganistán. También incluye un breve resumen de la audiencia formal con el emir de Afganistán, Dōst Moḥammad Khān, quien recibió cordialmente a los visitantes como representantes del gobernador general de la India. Cobran particular interés los datos económicos y demográficos recopilados por Burnes y su equipo, que se presentan con sorprendente detalle. Por ejemplo, el libro aclara que el bazar en Dera Ghazee Khan (actual ciudad de Dera Ghazi Khan, Pakistán) contaba con 1597 comercios, de los cuales 115 pertenecían a vendedores de tela; 25, a vendedores de seda; 60, a joyeros; 18, a vendedores de papel, y así sucesivamente. De la misma manera, se ofrece información minuciosa sobre los precios de los granos y otras mercancías, la producción de dátiles y granadas, así como la suma de hazaras que vivían en la región entre Kabul y Herat, calculada en 66 900. Burnes fue asesinado en Afganistán en 1841. Este libro se publicó en forma póstuma.

Campaña del Indo: colección de cartas escritas por un oficial de la División de Bombay

Campaña del Indo: colección de cartas escritas por un oficial de la División de Bombay se editó en forma privada. La obra fue escrita por el teniente T. W. Holdsworth entre el 27 de noviembre de 1838 y el 21 de abril de 1840. La división de Holdsworth formaba parte de la fuerza anglo-india que invadió Afganistán durante la primera guerra anglo-afgana de 1839-1842. La mayoría de las cartas están dirigidas a su padre, A. H. Holdsworth, quien escribió la introducción, además de editar y publicar el libro. La introducción narra brevemente parte de la historia de Afganistán, desde las campañas de Alejandro Magno hasta la reciente intervención de los británicos en el país, y su empeño, temporalmente exitoso, de instaurar como gobernante al probritánico Shāh Shujāʻ. Las cartas relatan el viaje por mar del teniente Holdsworth y su unidad hasta la desembocadura del río Indo, la marcha hacia Afganistán y los campamentos en Kandahar y otras localidades. Holdsworth recibió heridas graves durante la captura del fuerte y ciudadela de Kelat el 13 de noviembre de 1839, hecho que relata a su padre en su carta del 8 de diciembre. Las cartas proporcionan descripciones de zonas rurales afganas; informes y especulaciones sobre Dōst Moḥammad, líder de la resistencia a los invasores; y detalles sobre el funcionamiento del Ejército anglo-indio, que incluía oficiales británicos, tropas indias y sirdares (nobles) indios comprometidos en el bando británico. El apéndice reproduce despachos oficiales relacionados con la campaña, las cantidades de hombres asesinados y heridos de las diferentes unidades, y los nombres de oficiales británicos y sirdares baluchis fallecidos y heridos.

La cuna de la guerra: el Cercano Oriente y el pangermanismo

La cuna de la guerra: el Cercano Oriente y el pangermanismo es un estudio de los orígenes de la Primera Guerra Mundial. El autor, Henry Charles Woods (1881-1939), argumenta que la principal causa del conflicto era «la ambición pangermánica de total dominio desde Hamburgo hasta el golfo Pérsico». El libro ofrece una visión general de los acontecimientos políticos y militares en el Cercano Oriente (definido como la península balcánica y Asia Menor), con capítulos sobre Serbia y Montenegro, Turquía, Bulgaria, Rumanía, Grecia y Albania. Los capítulos posteriores describen las rutas militares en los Balcanes, la campaña de los Dardanelos, el puerto de Salónica (actual Tesalónica, Grecia) y sus zonas interiores, así como el intento por parte del Imperio alemán de construir un ferrocarril que conectara Berlín y Bagdad en el período anterior a la Primera Guerra Mundial. El capítulo final, titulado «Mittel-Europa» (Europa Central), analiza la política alemana con respecto a la región, y se basa en parte en los escritos del príncipe Karl Max von Lichnowsky (1860-1928), el exembajador alemán en Gran Bretaña. En un folleto de 1916, distribuido en forma privada, Lichnowsky afirmaba que sus esfuerzos desde Londres para evitar la guerra no habían recibido el apoyo del Gobierno alemán. El mensaje, ampliamente difundido por los aliados como prueba de la responsabilidad de Alemania en la guerra, se publicó en enero de 1918 con el título Revelaciones del príncipe Lichnowsky. El libro de Woods, basado en una serie de conferencias brindadas en el Instituto Lowell de Boston en 1916-1917, refleja el pensamiento británico y estadounidense de la época. Los historiadores han llegado a la conclusión de que, además de Alemania, muchos otros países contribuyeron para que Europa se sumiera en la guerra.

Papyrus Graecus Holmiensis

Papyrus Graecus Holmiensis (El papiro de Estocolmo) es un códice que consta de 15 hojas con 154 recetas para la fabricación de tinturas y colorantes utilizados para la producción de piedras artificiales. Escrito en griego alrededor del año 300 d. C., es uno de los primeros tratados completos de su tipo y un importante vehículo de transmisión de información práctica del mundo alejandrino (Egipto antiguo) a Bizancio y a Europa Occidental. El manuscrito parece haber sido realizado por el mismo escriba de un códice similar que se conserva en el Rijksmuseum van Oudheden, en Leiden, que también presenta diferentes recetas para la fabricación de materiales. Ambos textos incluyen las recetas de los practicantes. Papyrus Graecus Holmiensis fue introducido a la Real Academia Sueca de Antigüedades en 1832 por el cónsul general de Suecia y Noruega en Alejandría. Es muy probable que se haya descubierto poco antes de esa fecha, quizás en Tebas.

Los viajes de Marco Polo

Este manuscrito de circa 1350 es una de las copias más antiguas que existen de Les voyages de Marco Polo (Los viajes de Marco Polo), el relato del mercader veneciano Marco Polo (circa 1254-1324) de sus aventuras en Asia Central y el Lejano Oriente durante la última parte del siglo XIII. Posiblemente se trate de uno de los cinco manuscritos referidos al viaje de Marco Polo que pertenecieron al rey Carlos V de Francia (quien reinó desde 1364 hasta 1380). Más tarde, formó parte de la biblioteca del coleccionista de libros francés Alexandre Petau, quien lo vendió a la reina Cristina de Suecia (1626-1689) en 1650. Con la compañía de su padre, Niccolò, y de su tío Maffeo (también escrito como Matteo), Marco Polo viajó por tierra a China entre 1271 y 1275. Pasó los 17 años posteriores como consejero de Kublai Kan (1215-1294), nieto de Gengis Kan y conquistador de China, al servicio de quien se convirtió en emisario en China, así como en el sur y el sudeste de Asia. Los tres venecianos regresaron a su ciudad natal por mar entre 1292 y 1295. Marco Polo pronto se vio envuelto en la guerra entre Venecia y Génova. Dispuso y comandó una galera en la Marina veneciana. Los genoveses lo tomaron prisionero en 1296. Según cuenta la tradición, mientras estaba en la cárcel le dictó las historias de sus viajes a un compañero de celda, Rustichello da Pisa, quien las escribió en francés antiguo. El relato de Marco Polo no fue solo un simple registro del viaje, sino una descripción del mundo: una mezcla de un informe de viaje, leyendas, rumores e información práctica. Por estos motivos, Les voyages de Marco Polo a veces se denomina Divisament du monde (Descripción del mundo) o Livre des merveilles du monde (Libro de las maravillas del mundo). Para los europeos, la obra constituyó una importante introducción a la historia y la geografía de Asia Central y China. En el final del manuscrito de Estocolmo, se presenta un mapamundi, un mapa medieval, zonal y esquemático del mundo que puede haber sido agregado más tarde.

Libro sobre diversos temas

Este códice, titulado Livre de plusieurs choses (Libro sobre diversos temas), abarca 120 poemas en francés. El título, ahora apenas visible, se encuentra en la cubierta superior del manuscrito. Consta de 252 hojas de papel que han sobrevivido y fue compilado por diversos escribas, sin estructura ni organización discernible, en algún momento entre 1475 y 1500. El manuscrito incluye partes de los renombrados Le Lais (Le Petit Testament) y Le Grand Testament, de François Villon (1431-1463), y constituye una de las principales fuentes de la primera obra. También cuenta con poemas de Guillaume Machaut (circa 1300-1377) y de Cristina de Pisa (circa 1364-circa 1431), dos famosos poetas franceses, y de otros autores medievales de la misma nacionalidad, algunos de los cuales no han sido identificados. Muchos de los poemas solo se conocen gracias a este manuscrito. El códice perteneció al famoso coleccionista francés Claude Fauchet (1530-1601) y luego a Paul Petau (1568-1614), cuyo hijo, Alexandre Petau, lo vendió a la reina Cristina de Suecia (1626-1689) en 1650.