23 de julio de 2015

Plano de la ciudad de Baracoa

Felipe Bauzá (que también aparece como Bausá, 1764-1834) fue un cartógrafo español. Se formó en la rama técnica de la Armada española, donde se reveló como hábil dibujante y matemático. Durante un tiempo trabajó a las órdenes de Vicente Tofiño, el cartógrafo español más respetado de la época, en la producción del Atlas marítimo de España. Fue el cartógrafo a bordo de la corbeta Descubierta en la famosa expedición Malaspina de 1789 a 1794 que, bajo el mando del oficial de la Armada y explorador Alejandro Malaspina, visitó casi todas las posesiones españolas en América y Asia. En 1797, de regreso en Madrid, Bauzá fue nombrado jefe de la Dirección de Hidrografía. Este mapa (o plano) manuscrito, trazado con plumilla y tinta china, data de 1831. Está iluminado a la aguada en verde, sepia y rosa. El relieve se muestra por sombreado; también se aprecian los caminos y las parcelas de cultivo. La referencia con letras en la parte inferior izquierda indica edificios y estructuras importantes, como la parroquia, el mercado y las baterías que protegían el puerto. La escala se proporciona en varas castellanas (una antigua unidad de medida que variaba según la época y el lugar, equivalente a unos 0,84 metros). El mapa tiene gran importancia desde el punto de vista geográfico e histórico. Los españoles fundaron Baracoa el 15 de agosto de 1511 con el nombre de Villa de Nuestra Señora de la Asunción de Baracoa. Situada en el extremo oriental de la isla, en la bahía de Miel, es la ciudad más antigua de Cuba y el punto de partida de la colonización española del siglo XVI.

Plano topográfico, histórico y estadístico de la ciudad de San Salvador de Bayamo

Rafael Rodríguez Rodríguez fue un militar, agrimensor y geógrafo español cuyas principales obras cartográficas se publicaron entre 1840 y 1870. Fue el compilador y creador del primer atlas de Cuba, que se publicó bajo el título de Atlas cubano en 1841. Fue ayudante del cuerpo de artillería y alcanzó el grado de capitán de artillería. Llevó a cabo trabajos de topografía militar de la isla y perteneció, en 1844, a la comisión de estadística gubernamental. Aquí se muestra uno de los 16 planos que conforman el Atlas cubano, obra que muestra un estudio planimétrico de una de las ciudades más importantes de Cuba en la década de 1840, la ciudad de Bayamo. La leyenda del plano pone de manifiesto que, hacia 1841, Bayamo era una ciudad bien desarrollada, con muchas iglesias, un hospital, una cárcel, una sala capitular, un teatro y otros edificios públicos. La escala se proporciona en varas castellanas (una antigua unidad de medida que variaba según la época y el lugar, equivalente a unos 0,84 metros). Debajo del mapa, hay notas geográficas, históricas y estadísticas sobre Bayamo, así como una cronología de los acontecimientos importantes desde 1551 hasta 1836. Fundada por el gobernador Diego Velázquez el 5 de noviembre de 1513 como San Salvador de Bayamo, fue la segunda villa que los españoles establecieron en Cuba. Hoy en día, es el principal municipio de la provincia de Granma. Es una de las ciudades más importantes y más ricas en la historia cubana, una importante urbe industrial y el centro de desarrollo económico, social y cultural de la provincia. Además, se la considera la cuna de la nacionalidad cubana por ser el sitio en donde se entonó el himno nacional de Cuba por primera vez.

Plano pintoresco de La Habana con los números de las casas

José María de la Torre y de la Torre (1815-1873) fue un geógrafo, arqueólogo, historiador y pedagogo cubano. El Plano pintoresco de La Habana con los números de las casas que produjo De la Torre en 1849 tiene gran importancia desde el punto de vista geográfico. El mapa muestra los nombres de las calles, los números de las casas, paseos, fortificaciones y edificios públicos, así como la división de la ciudad en barrios. La escala se proporciona en varas castellanas (una antigua unidad de medida que variaba según la época y el lugar, equivalente a unos 0,84 metros). Un mapa en recuadro, en el extremo derecho inferior, muestra el puerto de La Habana y las cercanías, con las fortificaciones de El Morro, La Punta y La Cabaña. El mapa contiene a su alrededor 14 ilustraciones de grabados del Álbum pintoresco de la isla de Cuba, de Federico Mialhe (1810-1881), que le aportan una belleza artística. Los grabados representan las siguientes escenas: una multitud elegante en la Fuente de la Noble Habana (también conocida como Fuente de la India) en el Paseo de Isabel II, el Gran Teatro de Tacón, la real cárcel y presidio, la catedral de La Habana, el hospital militar, el depósito de Villanueva o paradero del ferrocarril, el castillo del Morro, una vista general de La Habana, el depósito del gas, el Templete (un monumento a la primera misa que se dijo en La Habana), la quinta del conde de La Fernandina, la real casa de beneficencia, el Palacio de Gobierno y el edificio del circo habanero.

La nueva medicina química inventada por Paracelso

Philippus Aureolus Theophrastus Bombastus von Hohenheim, conocido como Paracelso (fallecido el 24 de septiembre de 1541), fue un alquimista y médico suizo-alemán perteneciente al Renacimiento, así como reformador de la medicina. Al-Ṭibb al-jadīd al-kīmiyāʼī alladhī ikhtaraʻahu Barākalsūs (La nueva medicina química inventada por Paracelso) es una antología de obras alquímicas de Europa. La primera parte consiste en una traducción al árabe de Paracelso, con una introducción y cuatro capítulos (cada uno dividido en más secciones). La introducción es un resumen general que realizó Hermes Trismegisto, «el egipcio», sobre la invención de la alquimia, su posterior migración a los mundos helenístico e islámico y su particular interés por el tratamiento y la perfección de los metales. La introducción también relata cómo Paracelso transformó la alquimia en un campo de la medicina, con una doble perspectiva: por un lado, el perfeccionamiento y la purificación de los metales; por el otro, la preservación de la salud del cuerpo humano. El primer capítulo se titula «al-Juz’ al-naẓarī min ashyā’ gharība wa huwa al-ṭibb al-kīmīyā’ī fī al-umūr al-ṭabī‘īya» (Sobre la parte especulativa de los objetos paranormales, es decir, la medicina alquímica en lo que respecta a cuestiones de la naturaleza). Este capítulo incluye, por ejemplo, un análisis de al-hayūlā al-ūlā wa al-sirr al-akbar (materia prima y el gran secreto). El segundo capítulo, titulado «Asās ṭibb al-kīmīyā» (Sobre los principios de la medicina alquímica), tiene secciones sobre asbāb al-amrāḍ (las causas de enfermedades), al-nabḍ (el pulso) y al-ʻalāj al-kullī (tratamientos generales). El tercer capítulo, «Bayān kayfīyat tadbīr al-adwīya» (Una explicación sobre la forma de administrar medicamentos), analiza los procedimientos químicos en los que se emplean metales y minerales. El cuarto capítulo, «Fī al-ʻamalīyāt» (Sobre las operaciones), analiza procedimientos tales como la destilación de agua. La segunda parte de esta antología se compone de una traducción al árabe de las obras alquímicas de Oswald Crollius (o Croll, fallecido en diciembre de 1609), un médico y alquimista influenciado por Paracelso. El colofón tiene el nombre del escriba y la fecha, 20 de Muḥarram de 1050 d. H. (12 de mayo de 1640 d. C.).

El libro de la recuperación instantánea

Kitāb burʼ al-sāʻa (El libro de la recuperación instantánea) es un corto tratado médico del famoso científico y médico islámico Abu Bakr Muhammad ibn Zakariya Razi (fallecido alrededor de 925). La obra consta de 24 secciones cortas, que enumeran los remedios para las aflicciones comunes. La obra tiene secciones sobre al-udāʻ (dolores de cabeza), wajʻ al-asnān (dolor de muelas) y al-iʻyā wa al-taʻab (agotamiento). El colofón dice que el nombre del escriba es Ghulam Muhammad Pursururi, y que la fecha de finalización del manuscrito fue el 17 de Dhu Qa’da de 1173 d. H. (1 de julio de 1760 d. C.). Si se tiene en cuenta el Qānūncha (El pequeño canon), de Mahmud ibn Muhammad al-Jaghmini, que el mismo escriba completó un mes después, es probable que la procedencia de este manuscrito sea la ciudad de Sialkot, en la actual Pakistán. El nombre Razi es una referencia a la ciudad natal de Abu Bakr, Ray (o Rey, cerca de la actual Teherán), una ciudad famosa por su erudición en los primeros siglos del islam. A menudo se considera a Razi entre los filósofos más librepensadores del islam. Demostró su originalidad en obras tales como al-Shukūk ʻalā Jālīnūs (Dudas respecto de Galeno) y Kitāb al-judarī wa al-ḥaṣba (El libro sobre la viruela y el sarampión), considerado el primer estudio médico sobre la viruela.

Sanación rápida

Sadr al-Din Ali al-Gilani al-Hindi (fallecido el 10 de abril de 1609) fue un famoso médico del siglo XVI. Su tío era médico y puede haber sido su primer maestro. Completó sus estudios en Persia (probablemente, en la región donde nació, Guilán) y luego emigró a la India y a la corte de Akbar I (que reinó entre 1556 y 1605). Aquí se muestra una copia manuscrita del siglo XVIII de al-Shifā’ al-ʻājil (Sanación rápida), de Sadr al-Din. En la introducción, el autor afirma haber compuesto esta obra en respuesta a Bur’ al-sa’a (El libro de la recuperación instantánea), de Razi. Sadr al-Din también es el autor de un comentario de muy buena reputación sobre el al-Qānūn fī al-ṭibb (El canon de la medicina), de Avicena. El colofón de esta obra está en persa; el escriba, Ghulam Muhammad Pursururi, indica que la fecha de finalización del manuscrito fue el 17 de Dhū Qa’da de 1173 d. H. (1 de julio de 1760 d. C.). Si se tiene en cuenta el Qānūncha (El pequeño canon), de Mahmud ibn Muhammad al-Jaghmini, que el mismo escriba completó un mes después, es probable que la procedencia de este manuscrito sea la ciudad de Sialkot, en la actual Pakistán.

El pequeño canon (de la medicina)

El título del texto médico de Mahmud ibn ʻUmar al-Jaghmini, el Qānūncha, (o Qānūnja en árabe), es una referencia a la obra fundamental sobre medicina, al-Qānūn (El canon), de Avicena. El sufijo -cha es un diminutivo en persa, por lo que el título de la obra de al-Jaghmini puede ser traducido como «El pequeño canon». El Qānūncha está escrito en diez capítulos: 1. «al-Umūr al-ṭabiʻiya» (Sobre la filosofía natural), 2. «al-Tashriḥ» (Sobre la anatomía), 3. «Aḥwāl badan al-insān» (Sobre los estados del cuerpo humano), 4. «al-Nabḍ» (Sobre el pulso), 5. «Tadbir al-aṣḥḥā’ wa ‘alāj al-maraḍ» (Sobre la atención de aquellos que gozan de buena salud y el tratamiento de la enfermedad), 6. «Amrāḍ al-ra’s» (Sobre las enfermedades de la cabeza), 7. «Amrāḍ al-aʻḍā’ min al-ṣadr ilā asfal al-surra» (Sobre las enfermedades de los órganos alojados entre el pecho y el ombligo), 8. «Amrāḍ baqiyat al-aʻḍā’» (Sobre las enfermedades del resto de los órganos), 9. «al-ʻIlal al-ẓāhira fi ẓāhir al-jasad wa al-hummayāt» (Sobre dolencias visibles del cuerpo y fiebres) y 10. «Quwwā al-aṭaʻama wa al-ashriba al-ma’lūfa» (Sobre los beneficios de comidas y bebidas comunes). Cada uno de estos capítulos está dividido en secciones. El nombre al-Jaghmini hace referencia al lugar de origen del autor, en la actual Uzbekistán (conocido en la época de al-Jaghmini como Khwarazm y ahora como Corasmia). A menudo se ha inferido que el autor del Qānūncha fue el astrónomo del siglo XIII, Mahmud ibn Muhammad ibn ʻUmar al-Jighmini (fallecido alrededor de 1221), quien escribió una obra muy popular, el Mulakhkhaṣ fi al-hay’a (Epítome de astronomía), pero esta es una afirmación controvertida. El Qānūncha, de Mahmud al-Jaghmini, fue una obra médica famosa, que inspiró gran cantidad de comentarios. Una nota marginal en uno de estos comentarios, escrita por Muhammad ibn Muhammad ibn al-Tabib al-Misri (Gotha 1930), dice que el año de fallecimiento de al-Jaghmini fue 745 d. H. (1344-1345 d. C.), que, si es correcto, haría imposible que los dos autores en cuestión fueran la misma persona. Este manuscrito tiene muchas notas marginales en árabe. Está borrada la parte del colofón que incluía la fecha del manuscrito y el nombre del escriba. Todavía se ve el nombre de Sialkot (en la actual Pakistán), lo que indica el origen probable del manuscrito. La fecha de terminación del manuscrito, el 4 de Muharram de 1174 d. H. (15 de agosto de 1760 d. C.), está escrita en otra caligrafía. El escriba termina la obra con un poema en persa donde pide oraciones al lector.

Las maravillas de la creación

‘Ajā’ib al-makhlūqāt wa-gharā’ib al-mawjūdāt (Las maravillas de la creación o, literalmente, Maravillas de las cosas creadas y los aspectos milagrosos de las cosas que existen), escrito por Zakriya ibn Muhammad al-Qazwini (circa 1203-1283), se encuentra entre los textos más famosos del mundo islámico. A menudo, se lo conoce como «La cosmografía». La obra comienza con una introducción, a la que le siguen dos secciones: la primera sobre criaturas sobrenaturales y la segunda sobre criaturas terrenales. Al-Qazwini termina su obra con una sección sobre monstruos y ángeles. El género de Aja’ib al-makhluqat (Las maravillas de la creación), que tiene su ejemplo más famoso en la obra de al-Qazwini, incluye textos en árabe y en persa que describen las maravillas de los cielos y la Tierra. Han sobrevivido numerosos manuscritos de su obra, al igual que varias traducciones al persa y al turco. Muhammad ibn Muhammad Fadil completó el manuscrito que aquí se muestra en el tercer día del Ramadán de 1254 d. H. (20 de noviembre de 1838). Está desprovisto de ilustraciones, lo que es atípico.

La recuperación de las enfermedades y el remedio para los dolores

El nombre completo del autor de Shifāʼ al-asqām wa dawāʼ al-ālām (La recuperación de las enfermedades y el remedio para los dolores) es Khidr ibn ʻAli ibn Marwan ibnʿAli ibn Husam al-Din, llamado originalmente al-Qunawi, aunque también se lo conoce como Hajji Pasha al-Aidini y al-Misri, lo que identifica a Konya, Turquía, como su lugar de procedencia. En su introducción a Shifāʼ al-asqām wa dawāʼ al-ālām, el autor describe su larga estancia en Egipto, donde ejerció como médico en el célebre Maristan al-Mansuri, así como en otros hospitales, lo que valida su apelativo al-Misri («el egipcio»). También se identifica a sí mismo como al-Khattab («el predicador»), un título con el que se lo suele mencionar en fuentes islámicas. Shifāʼ al-asqām wa dawāʼ al-ālām se divide en cuatro capítulos: El primer capítulo se titula «Kullīyāt juz’ay al-ṭibb aʻnī ʻilmīya wa ‘amalīya» (Una introducción a los aspectos teóricos y prácticos de la medicina); el segundo, «al-Aghdhīya wa al-ashriba wa al-adwīya al-mufrada wa al-murakkaba» (Sobre la comida y la bebida, y las medicinas simples y compuestas); el tercero lleva el nombre de «al-Amrāḍ al-mukhtassa bi ‘uḍw ‘uḍw min al-ra’s ilā al-qadam» (Sobre enfermedades específicas de un órgano del cuerpo, desde la cabeza hasta los pies), y el cuarto es «al-Amrāḍ al-ʻāma allatī lā tukhtaṣ bi ‘uḍw dūn ‘uḍw» (Sobre las enfermedades no específicas de un órgano del cuerpo). Cada capítulo está dividido en secciones. Por ejemplo, el cuarto capítulo tiene secciones sobre fiebres, inflamaciones y llagas, entre otros temas. La parte final del presente manuscrito ha sufrido daños, y le faltan algunas páginas. Entre las obras no médicas de Hajji Pasha, existen libros sobre lógica, filosofía, exégesis coránica y kalam (teología). Dedicó Shifāʼ al-asqām wa dawāʼ al-ālām a ʻIsa ibn Muhammad ibn Aidin (o Aydin), el cuarto gobernante de la casa de Aydin (que reinó entre 1360 y 1390). El beylicato establecido por los aydinidas fue uno de tantos que surgieron en Anatolia occidental para llenar el vacío de poder que resultó de la caída de los selyúcidas de Rum en los últimos años del siglo XIII.

Claves en la ciencia de la interpretación de los sueños

Ghars al-Din Khalil ibn Shahin al-Zahiri nació en 1410/1, probablemente en Jerusalén (o, tal vez, en El Cairo). Su padre fue mameluco del primer sultán burji (al-Malik al-Zahir) Sayf al-Din Barquq, origen del nisba (nombre que indica la procedencia) al-Zahiri. Ghars al-Din Khalil estudió en El Cairo y, durante los gobiernos de los sultanes mamelucos Barsbay y Jaqmaq, desarrolló una notable carrera como administrador, al prestar servicio en El Cairo (como visir), y en Alejandría, Karak, Safed y Alepo (como nazir, o director). Al-Ishārāt fī ʻilm al-ʻibārāt (Claves en la ciencia de la interpretación de los sueños) consta de 80 capítulos acerca de las visiones de Dios Todopoderoso. Algunos ejemplos son «Allāh taʻālā wa al-ʻarsh wa al-kursī» (El trono y el poder de Dios) en el capítulo uno, «al-Malā’ika wa al-waḥy wa al-samāwāt wa al-aflāk» (Sobre los ángeles, la revelación y los cielos) en el capítulo dos, «al-Saḥāb wa al-maṭar wa al-thulj» (Sobre las nubes, la lluvia y la nieve) en el capítulo cinco, «al-Anibīyā’ wa al-āl wa al-ṣahāba wa al-tābiʻīn wa al-khulafa’ wa ansābihim» (Sobre los profetas, sus familias y compañeros, y los que los siguieron, y sobre los califas y sus parientes) en el capítulo siete, «Iblīs wa al-shayātīn wa al-jinn wa al-kahāna wa al-siḥr» (Sobre Satanás, los jinn [demonios], la adivinación y la brujería) en el capítulo 79 y «Nawādir yataʻayyan bihā al-insān ʻalā al-tauba» (Sobre las maravillas [que llevan] al hombre al arrepentimiento) en el capítulo 80. En la introducción a su libro, Ghars al-Din se dedica con esmero a ubicar la obra en el marco del derecho islámico, citando al Corán (34:14) y numerosos casos de la literatura de hadices y proporcionando una lista de libros sobre la cual se basa su obra. Poeta y autor prolífico, Ghars al-Din escribió aproximadamente 30 obras. Es probable que la más célebre de ellas sea Kashf al-mamālik wa bayān al-ṭuruq wa al-masālik (Una exploración de los reinos y una explicación de las rutas y caminos), escrita alrededor de 1453, en la que ofrece una imagen vívida del Egipto bajo el régimen mameluco. Lamentablemente, esta obra solo ha sobrevivido en su versión resumida, Zubdat kashf al-mamālik (Selecciones del Kashf al-mamālik). Falleció en 1468/9 en Trípoli.