Descripción

  • Esta carta náutica portulana, de origen catalán, ilustra las áreas costeras del mar Mediterráneo con riqueza de detalle: topónimos de las áreas habitadas independientemente de las divisiones políticas territoriales. Las cartas náuticas comenzaron a ser usadas en barcos de vela en el Mediterráneo hacia el final del siglo XIII, coincidiendo con una actividad marinera y de exploración más amplia. Estas cartas complementaron las instrucciones escritas, o portulanos, que habían sido utilizados durante varios siglos y que, por lo tanto, eran llamadas cartas portulanas. Los principales centros de producción de estas cartas fueron España y el norte de Italia. La Carta nautica del bacino del Mediterraneo (Carta náutica de la cuenca del Mediterráneo), único en su tipo entre los archivos y bibliotecas de Cerdeña, es un testimonio de la cultura y de las relaciones comerciales que existieron entre Cataluña y Cerdeña en el siglo XVI. Originalmente trazado en una sola hoja de papel, el mapa fue dividido en cuatro partes que se encuadernaron en dos volúmenes. La cuarta parte del documento no ha sobrevivido. La carta se atribuye al taller de Mateus Prunes (1532–1594), un destacado miembro de una familia de cartógrafos que vivió y trabajó en la isla de Mallorca desde principios del siglo XVI hasta finales del siglo XVII.

Cartógrafo

Fecha de creación

Idioma

Título en el idioma original

  • Carta nautica del bacino del Mediterraneo

Lugar

Período

Tema

Palabras clave adicionales

Tipo de artículo

Descripción física

  • 3 hojas de pergamino; 365 x 228 milímetros

Institución