Carta geográfica del Reino de Chile

Descripción

Este mapa trazado por el sacerdote jesuita chileno Alonso de Ovalle (1601–1651) aparece en su libro Histórica Relación del Reyno de Chile (Narración histórica sobre el Reino de Chile), considerada la primera narración histórica del país. El mapa es el resultado de un gran esfuerzo descriptivo que comenzó Ovalle durante su primer viaje a Europa, como «Procurador» de Chile, en 1641. En ese entonces, los jesuitas necesitaban respaldo para su trabajo misionero en el sur de Chile y Ovalle se encargó de contratar ayuda y recaudar fondos. En respuesta a la necesidad de información sobre el país, el libro y el mapa de Ovalle fueron publicados en Roma en 1646, en ediciones en español e italiano. El tipógrafo fue Francesco Cavallo; Ovalle dedicó la obra al papa Inocencio X. El libro destacaba las actividades misioneras de los jesuitas y se centró en los aspectos físicos, sociales y culturales de Chile en los primeros 40 años del siglo XVII. Proporcionaba descripciones detalladas topográficas y etnológicas de los asentamientos del sur. El mapa de Ovalle complementaba el texto con ilustraciones de volcanes, ríos y lagos, junto con imágenes decorativas de la fauna y la vegetación y escenas de personas que participaban en diversas actividades de carácter social y comercial. La figura de un nativo con una cola es un detalle desconcertante, inexplicable. Desde un punto de vista cartográfico, el mapa contiene errores. En su declaración al lector (Ad Lectorem), Ovalle admite incertidumbres y la ausencia de longitudes. La orientación del mapa es inusual. El Norte (septentrio) está a la izquierda, lo que coloca a Tierra del Fuego a la derecha. El estrecho de Magallanes divide el territorio continental de «Terra Incognita», la Antártida aún desconocida en aquel entonces, que se ubica en la esquina superior derecha, al sureste del continente sudamericano.

Última actualización: 29 de septiembre de 2014