Descripción

  • Se desconoce el contexto en el que se creó este códice, pero el objetivo es claramente contar la historia del pueblo otomí de Huamantla. El centro de la pintura describe la emigración de un grupo de otomíes desde Chiapan, en el actual estado de México, hacia Huamantla, en el actual estado de Tlaxcala. La emigración, que se llevó a cabo en el período post-clásico, se realizó bajo la protección de la diosa Xochiquétzal y de Otontecuhtli, dios de los otomíes y del fuego. Las glosas contienen el nombre de los líderes que dirigieron la emigración. En la descripción de Teotihuacan (sitio donde se encuentran las grandes pirámides del período clásico), las pirámides aparecen cubiertas de vegetación, es decir abandonadas. En el siglo XVI, la cultura otomí aparece como permeada con la mitología, lengua y cultura material nahua; junto a las pirámides hay una representación del mito nahua sobre el nacimiento del sol. El segundo grupo pictográfico, que otro artista agregó en la parte superior del códice, utiliza menos espacio y una escala menor para mostrar la participación de los otomíes en la conquista de México y las vidas de los otomíes bajo el dominio español.

Fecha de creación

Lugar

Período

Tema

Palabras clave adicionales

Tipo de artículo

Descripción física

  • Códice histórico cartográfico de formato grande, pintado sobre pedazos gruesos de papel amatl. Completo mide aproximadamente 8,50 X 1,90 metros.
    Primer fragmento, 47 X 114 centímetros. Segundo fragmento, 154 X 92 centímetros. Tercer fragmento, 187 X 95 centímetros. Cuarto fragmento, 189 X 91 centímetros. Quinto fragmento, 242 X 95 centímetros. Sexto fragmento, 50 X 178 centímetros.

Notas

  • El códice primero perteneció al científico mexicano Antonio de León y Gama (c.1735-1802), luego pasó a formar parte de la colección de Lorenzo Boturini (Sondrio, Italia c.1702 a 1755), quien identificó muchas de las inscripciones. Es un documento elaborado en la época colonial temprana con la escritura y las convenciones pictóricas prehispánicas mesoamericanas. Contiene glosas en náhuatl escritas en caracteres latinos, descifradas por el antropólogo mexicano Luis Reyes y que en la actualidad están prácticamente borradas.

Institución