Proclamación de Emancipación

Descripción

Inicialmente, la guerra civil entre el Norte y el Sur fue librada por el Norte para evitar la secesión del Sur y preservar la Unión. Poner fin a la esclavitud no era uno de los objetivos. Esto cambió el 22 de septiembre de 1862, cuando el presidente Abraham Lincoln emitió una versión preliminar de la Proclamación de Emancipación en la que declaraba que a partir del 1 de enero de 1863 los esclavos en esos estados o partes de los estados aún en rebelión serían libres. Cien días después, Lincoln emitió la Proclamación de Emancipación que declaraba que «todas las personas mantenidas como esclavos» en la zonas rebeldes «son, y en adelante serán, libres». El audaz paso de Lincoln era una medida militar que esperaba sirviera de acicate para que los esclavos de la Confederación apoyaran la causa de la Unión. Porque era una medida militar, la proclamación era limitada en muchos sentidos. Se aplicaba solo a los estados que se habían separado de la Unión y dejaba intacta la esclavitud en los estados fronterizos. A pesar de que la Proclamación de Emancipación no terminó con la esclavitud, transformó esencialmente el carácter de la guerra. En adelante, cada avance de las tropas federales ampliaron el ámbito de la libertad. Además, la proclamación anunció la aceptación de los hombres negros en el Ejército y la Marina de la Unión. Al final de la guerra, casi 200 000 soldados y marineros negros habían luchado por la Unión y por su propia libertad.

Última actualización: 11 de septiembre de 2013