Descripción

  • Aquí se presentan tres cortes de los restos de una figura humana sentada de terracota con una marcada estilización. La figura se descubrió en el complejo de la Cueva Pintada en Gáldar, noroeste de la Gran Canaria, Canarias, España; a unos 100 km al oeste de Marruecos. El complejo estuvo habitado, antes de la conquista castellana de Canarias en el siglo XV, por los guanches, un pueblo indígena. Si bien a esta figura le falta la cabeza, otros ejemplos de cerámica guanche son figuras con cabeza, que consiste en una simple prolongación de un largo cuello y está desprovista de rasgos faciales. Los brazos se reducen a dos muñones. Las piernas, cruzadas, se adelantan formando un anillo. La pieza, bruñida, está totalmente pintada de rojo. Se encontró en los sedimentos durante la intervención arqueológica llevada a cabo en el complejo de cuevas en 1970. Entre estas figuras de terracota predomina la representación antropomorfa y curva de la figura femenina, que ofrece un marcado contraste con los murales geométricos de las cuevas de esta sociedad. Aunque es difícil esclarecer la función que se otorgaba a estos «ídolos» en la sociedad prehispánica grancanaria, se da por sentado que tenían un propósito religioso. Su apariencia y excepcionalidad permiten plantear su posible relación con prácticas rituales vinculadas a la fertilidad o a la perpetuación de un orden social fuertemente jerarquizado. Tampoco puede ser descartado el carácter apotropaico de estas terracotas, que quizás invocaban la protección y amparo ante los posibles influjos malignos. Esta pieza pertenece a las colecciones del Museo y Parque Arqueológico Cueva Pintada.

Lugar

Período

Tema

Palabras clave adicionales

Tipo de artículo

Descripción física

  • Altura: 7,5 pulgadas; ancho máximo: 5,9 pulgadas; profundidad máxima: 6,1 pulgadas.

Institución