Convención sobre la Esclavitud

Descripción

La Convención sobre la Esclavitud de 1926 fue un acuerdo entre los Estados miembros de la Sociedad de Naciones que obligaba a los signatarios a eliminar la esclavitud, la trata de esclavos y el trabajo forzado en sus territorios. Definía la esclavitud como el estado o la condición de una persona sobre la cual se aplicaban los poderes de la propiedad; la trata de esclavos, como los actos que implicaban la captura, la venta o el transporte de personas esclavizadas; y el trabajo forzado, como una «condición análoga a la esclavitud» que tenía que ser regulada y, finalmente, erradicada. La convención sobre la Esclavitud, una iniciativa de la Comisión Temporal sobre la Esclavitud creada por la Sociedad en 1924, puso de manifiesto el alcance de la esclavitud en muchas partes del mundo y concluyó que su eliminación podría lograrse con la ayuda de una convención internacional cuyas disposiciones fueran vinculantes para los Estados miembros de la Sociedad. La convención requería que los signatarios interceptaran el tráfico de esclavos en sus aguas territoriales y en sus barcos, que asistieran a otros Estados en la lucha contra la esclavitud, y que promulgaran leyes nacionales contra la esclavitud y establecieran mecanismos para aplicarlas. Sin embargo, el artículo 9 consentía a que cada firmante eximiera a algunos de sus territorios de la totalidad o partes de la convención. Gran Bretaña invocó esta excepción para Birmania y la India británica. La Convención se firmó el 25 de septiembre de 1926 y entró en vigor el 9 de marzo de 1927. Aquí se muestra su texto original, con las firmas y las exenciones reclamadas. El documento se guarda en los archivos de la Sociedad, que se transfirieron a las Naciones Unidas en 1946 y se encuentran en su oficina de Ginebra. Los archivos se inscribieron en el registro de Memoria del Mundo de la UNESCO en 2010.

Última actualización: 10 de diciembre de 2014