Descripción

  • Después de la Primera Guerra Mundial, los Estados de Europa Central y Sudoriental fueron obligados por las potencias aliadas y asociadas victoriosas a firmar acuerdos que garantizaran la igualdad religiosa, social y política a sus poblaciones minoritarias. Los Estados comprendidos eran Austria, Bulgaria, Checoslovaquia, Grecia, Hungría, Polonia, Rumanía y Yugoslavia. Los grupos o personas que creían que habían sido víctimas de discriminación por razones étnicas o lingüísticas podrían solicitar a la Sociedad de Naciones un resarcimiento por parte del Consejo. Dentro de la Secretaría de la Sociedad, la Sección de Minorías fue la responsable de revisar las peticiones entrantes, solicitar respuestas de los Estados acusados y derivar los casos a un Comité de Tres ad hoc, que debía determinar si se justificaba la participación del Consejo. Entre 1920 y 1939, se presentaron alrededor de 883 peticiones a la Sección de Minorías. Sin embargo, solo 16 de las 395 peticiones consideradas «procedentes» llegaron a la atención del Consejo; de esas 16, en solo 4 casos el Consejo condenó, a regañadientes, al Estado acusado por tratamiento inadecuado. En 1932, un grupo de 18 trabajadores del ferrocarril de origen húngaro presentaron una petición en la que alegaban discriminación por parte del gobierno de Checoslovaquia. Los trabajadores, todos exempleados de los ferrocarriles de Austria-Hungría, afirmaron que habían sido despedidos de sus puestos de trabajo y que se les negaban pensiones a causa de su nacionalidad. Aquí se muestra un resumen de la petición de los trabajadores y un resumen de las observaciones del gobierno de Checoslovaquia. En la respuesta a la petición, el Comité de Tres, integrado por representantes de Guatemala, Noruega y España, llegó a la conclusión de que los trabajadores no habían sido objeto de discriminación. Sin embargo, sugería que el gobierno de Checoslovaquia considerara si se podía encontrar una forma de que los hombres recibieran pensiones por el empleo anterior a 1918. La respuesta fue, en muchos aspectos, típica del enfoque adoptado por la Sección de Minorías, que era evitar una condena rotunda a los Estados por causas de discriminación y buscar apaciguar los problemas a través de soluciones informales. El documento se guarda en los archivos de la Sociedad, que se transfirieron a las Naciones Unidas en 1946 y se encuentran en su oficina de Ginebra. Los archivos se inscribieron en el registro de Memoria del Mundo de la UNESCO en 2010.

Nombre asociado

Fecha de creación

Fecha del contenido

Idioma

Lugar

Período

Tema

Palabras clave adicionales

Tipo de artículo

Descripción física

  • 3 páginas mecanografiadas

Colección

Institución