De sustancias médicas

Descripción

El precioso códice conocido como el Dioscurides Neapolitanus contiene la obra de Pedanio Dioscórides, el médico griego que nació en Anazarbo cerca de Tarso, en Cilicia (actual Turquía) y vivió en el siglo I d. C., durante el reinado del emperador Nerón. Dioscórides escribió el tratado Perì üles iatrichès, comúnmente conocido en latín como De materia medica (Sobre sustancias médicas), en cinco libros. Se lo considera el manual más importante de medicina y farmacopea de las antiguas Grecia y Roma, y ​​fue muy respetado en la Edad Media, tanto en el mundo occidental como en el árabe. La obra abarca la eficacia terapéutica de las sustancias naturales provenientes de los reinos animal, vegetal y mineral. El códice de la Biblioteca Nacional de Nápoles solo incluye las hierbas; en sus 170 páginas ilustradas, cubre todas las plantas medicinales conocidas junto con un comentario que describe cada planta, su hábitat y sus usos terapéuticos. El Dioscurides Neapolitanus está fuertemente vinculado con el Dioscurides Costantinopolitanus de Viena, que se produjo en Constantinopla en el año 512 para la princesa Anicia Juliana, hija Olibrio, emperador romano de Occidente: es probable que ambas obras deriven de un arquetipo en común. Sin embargo, el códice napolitano no contiene las mismas figuras antropomorfas y zoomorfas que aparecen en el códice vienés ni en otros códices de Dioscórides, tales como los que se conservan en París y en el Palazzo Chigi de Roma. La vivacidad de las ilustraciones, que se hacen más preciadas por el comentario tan detallado, contribuye al valor anticuario de este manuscrito extremadamente raro. La obra también es una fuente fundamental para el estudio de la cultura médica grecorromana y su recepción en el mundo bizantino italiano a finales del siglo VI y principios del VII. Proporciona evidencia de las tendencias intelectuales y culturales de la época, entre ellas, una cierta preferencia por un tipo de texto didáctico que se asemeja más a un manual que a un tratado científico. Como ya planteó Bernard de Montfaucon a finales del siglo XVII (cuando vio el Dioscurides Neapolitanus en Nápoles y elogió su belleza), el manuscrito es sin duda de origen italiano aunque no está claro en qué lugar de Italia se realizó exactamente. Algunos eruditos arguyen que proviene del Exarcado de Rávena, mientras que otros argumentan que viene del sur, de un entorno influenciado por el estadista y escritor romano Casiodoro (circa 487-circa 580).

Última actualización: 19 de marzo de 2013