Descripción

  • La Celestina ha sido, sin duda, uno de los mayores grandes éxitos de la literatura española. Se dice que hubo más de 200 ediciones antiguas, aunque se conservan menos de la mitad de ellas. La obra, de Fernando de Rojas (fallecido en 1541), comenzó como una comedia en 16 actos, que se ampliaron a 21 en la tragicomedia, y esta versión fue la que llegó a popularizarse. La obra no solo se publicó en toda España, sino que se hicieron impresiones del texto español en Lisboa, Roma, Venecia, Milán y Amberes. Prueba de su gran popularidad son también las primeras traducciones realizadas al italiano, al alemán, al francés, al inglés y al holandés. Esta preciosa edición ilustrada, realizada por el pintor sevillano Cromberger alrededor de 1518-1520, es, en realidad, la tercera de la serie de ediciones que realizó el impresor y la única que tituló Libro de Calixto y Melibea y de la puta vieja Celestina en lugar del clásico Tragicomedia de Calisto y Melibea. Lo más interesante de la impresión de Cromberger es la serie de grabados xilográficos que utiliza casi sin variación en todas sus primeras ediciones de La Celestina, realizadas probablemente con los mismos tacos. Se encuentran al principio de cada acto y son de dos tipos: una serie de grabados rectangulares más amplios que representan episodios, y otra serie de grabados sueltos de figuras que muestran personajes, árboles y edificios. Estas, llamadas figuras factótum, se convertirían en ser características de los pliegos sueltos españoles hasta bien entrado el siglo XIX. El ejemplar que aquí se muestra es una extraordinaria rareza bibliográfica, ya que es la única copia sobreviviente de esta edición.

Autor

Información de la publicación

  • Jacobo Cromberger, Sevilla

Idioma

Lugar

Período

Tema

Palabras clave adicionales

Tipo de artículo

Descripción física

  • 64 folios: ilustraciones xilográficas

Institución