VozMuniz Sodré de Araújo Cabral

InstituciónBiblioteca Nacional de Brasil

TemaColección Thereza Christina Maria

La Fundación de la Biblioteca Nacional, que alberga el más rico archivo de documentos en Brasil, tiene el honor de participar en la Biblioteca Digital Mundial, una extraordinaria iniciativa de la Biblioteca del Congreso, que une, a través del poder de la tecnología más avanzada, diversas culturas, que van más allá de Europa y las Américas, para ofrecer archivos de cultura de todo el mundo. Esta asociación significa mucho para nuestro país. Los usuarios de Internet de todo el mundo tendrán acceso a todos los archivos de documentación y vamos a seguir colaborando con este intercambio de información. El hecho de que los usuarios de Internet puedan explorar y viajar por el fantástico mundo de la cultura en un formato multi-idiomas es otra prueba de que la intención de la Biblioteca Digital Mundial es ir más allá de lo que uno podría imaginar. Esta iniciativa es una maravillosa celebración de la existencia de todas las naciones y todos los grupos étnicos. Con inclusión de la diversidad y, por consiguiente, de todos los seres humanos.

La Fundación de la Biblioteca Nacional, considerada una de las más grandes del mundo, y también la biblioteca más grande en América Latina, heredó sus archivos de la Biblioteca Real, durante la monarquía portuguesa en Brasil. El legado que estamos mostrando ahora corresponde a la colección Thereza Christina Maria. Esta colección está compuesta por 100.000 artículos, entre ellos libros, publicaciones periódicas, mapas, partituras musicales, dibujos, grabados, ilustraciones y otros documentos impresos y manuscritos. La colección completa de 23.000 imágenes pertenecía a la biblioteca privada del emperador Don Pedro II, el último emperador de Brasil. Es el archivo, más grande y el más completo, de imágenes brasileñas y del exterior del siglo XIX que pertenecen a una institución pública en nuestro país. El valor cultural de esta colección fue reconocido internacionalmente cuando se registró en el Registro Internacional de Memorias del Mundo de la UNESCO, en 2003. La Fundación de la Biblioteca Nacional seguirá colaborando, albergando y haciendo que el patrimonio cultural brasileño sea accesible a toda la humanidad.