VozChristopher M. Murphy

Institución Biblioteca del Congreso

Tema Caligrafía árabe

La caligrafía árabe se desarrolló como un medio artístico / caligráfico durante un lapso de aproximadamente 1000 años, desde el siglo VI de la era actual al siglo XVI de esa era. Desde los humildes comienzos de un sistema de escritura destinado a registrar los datos comerciales y, en ocasiones, inscripciones funerarias, la escritura árabe se ha desarrollado y florecido como un vehículo mundial de expresión artística.

Con la escritura del Corán y el comienzo de las ciencias religiosas islámicas, la escritura árabe necesariamente empezó a ser refinada para cumplir con las nuevas necesidades a las que fue sometida. Las formas iniciales de escritura, por ejemplo Hijazi, llamada así por Hijaz, donde se encuentran las ciudades de La Meca y Medina, no tenía ni marcadores vocales ni marcadores para establecer una diferencia entre las letras de forma similar, por ejemplo, las letras ta y ba. Tras la escritura Hijazi y las otras primeras formas, aparece la escritura cúfica del alfabeto, desarrollada en Iraq durante el siglo VIII de la era actual, a finales del siglo segundo de la era islámica. La escritura cúfica rápidamente desarrolló marcadores para las vocales y para distinguir letras similares y se crearon los primeros y verdaderos ejemplos caligráficos del Corán.

En las tierras islámicas del centro y en las orientales, por una parte, y en el norte de África por otro lado, la escritura cúfica siguió caminos divergentes de desarrollo. En Occidente, la escritura cúfica occidental se convirtió en la escritura Maghribi utilizada en la España Islámica y en el Norte de África, y que dio origen a los alfabetos locales del África Occidental, comúnmente llamados Sudani, que se utilizan allí para escribir lenguas árabigas y las lenguas africanas locales hasta la actualidad. Hay muchos buenos ejemplos de caligrafía Maghribi, incluyendo versiones del Corán en formato amplio copiadas durante los siglos XIV y XV de la era actual.

En las tierras islámicas del centro y del oriente durante el siglo XI de la era actual, la escritura cúfica oriental se convirtió en, y fue sustituida por, seis principales formas de la escritura árabe. Estas son Naskh, Thuluth, Rayhanni, Muhaqqaq, Taliq y Riqah. Todas estas formas de escritura se utilizan en la actualidad y muchos, si no la mayoría, de los monumentos más importantes de la caligrafía árabe, ya sea en bolígrafo sobre papel o grabados en piedra, están escritos en uno de estos alfabetos. Naskh, Thuluth, Rayhanni y Muhaqqaq se utilizan para copiar el Corán; Taliq y Riqah se utilizan con poca frecuencia. De las cuatro caligrafías coránicas se deriva el Musahif, la escritura del libro, que se ha convertido en la escritura más comúnmente usada para copiar el Corán. Riqah se ha convertido en la moderna forma cursiva de la escritura árabe de uso diario en las tierras islámicas centrales.

En la Turquía otomana, Irán y más hacia el Oriente, se utiliza la caligrafía Nastaliq para copiar obras literarias y seculares. Esta forma de escritura árabe se desarrolló en Irán sobre la base de una combinación de formas de Naskh y Taliq. Su primer gran maestro fue el Sultán Ali Mashshadi que trabajó en la corte del sultán Husayn Bayqara, Rey de Herat, a finales del siglo XIV y principios del siglo XV de la era actual.. Nastaliq se utiliza en todo el mundo islámico oriental, sin embargo, rara vez se utiliza para copiar el Corán.